Bolivia: Hacia un futuro energético

Bolivia Energia

La Paz.-La industria de los hidrocarburos y la generación de electricidad a partir de fuentes renovables constituyen pilares fundamentales en el desarrollo de Bolivia, una razón más por la que el país celebra anualmente un encuentro mundial sobre petróleo, energía y gas.

El Congreso Internacional Bolivia Gas y Energía, que se conmemora desde 2008, analizó en su décima versión este año, temas como los desafíos regionales para la integración energética y las posibilidades del país andino-amazónico como exportador de electricidad a partir de fuentes limpias.

La cita efectuada 23 y 24 de agosto, que acogió a dos mil visitantes y representantes de empresas del sector de países como China, Estados Unidos, Colombia, México, Argentina, Brasil y Perú, contó entre los panelistas con el director de Consultoría y Análisis de Energía de S&P Global Platts, Javier Díaz.

Díaz afirmó que el precio del petróleo logrará estabilizarse y el costo del barril estará en 50 dólares.

Al tema de los mercados y precios del crudo y otros hidrocarburos también se sumó la directora de PRISMA E&T Consultores, Sylvie D’Apote, quien advirtió sobre un periodo de bajos montos y demanda del Gas Natural Licuado (GNL) a nivel internacional, debido a la falta de inversiones.

La experta aseguró que Bolivia es un proveedor muy confiable de ese recurso para Argentina y, sobre todo, para Brasil.
El gigante sudamericano mantendrá la compra de dicho hidrocarburo a Bolivia después del 2029 -indicó D’Apote- pues la producción brasileña dentro de 12 años no alcanzará la independencia total y dependerá de la exportación de la nación andino-amazónica para abastecer el mercado interno.

Al respecto, el ministro boliviano de Hidrocarburos, Luis Sánchez, anunció que proyectan incrementar la venta de 30 millones de metros cúbicos por día (MMmcd) a 40 MMmcd al mercado brasileño.

Estamos trabajando en la firma de una agenda con Petrobras por 15 millones de metros cúbicos en el próximo contrato. A ello se sumarán Shell Brasil cuyo interés es de 12 MMmcd y los cinco estados de ese país vecino también quieren igual cantidad, aseguró.

Recientemente, el embajador de esa nación en Bolivia, Raymundo Santos, informó que empresas públicas y privadas de los estados de Mato Grosso, Mato Grosso do Sul, Rio Grande do Sul, Paraná, Sao Paulo y Santa Catarina pretenden iniciar la compra del hidrocarburo a esta nación una vez concluya el actual contrato de venta de gas entre Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) y Petrobras.

Sobre este tema, la presidenta de la Cámara Boliviana de Hidrocarburos y Energías (CBHE), Claudia Cronenbold, afirmó que uno de los desafíos para este sector en el país es asegurar la continuidad de los mercados de gas.

Destacó Cronenbold la importancia de continuar con los proyectos de exploración para reponer reservas y encontrar nuevos recursos.

Ante este desafío, el ministro Luis Sánchez indicó que la exploración y explotación de yacimientos gasíferos en Bolivia constituye una prioridad para el Estado y por ello existe un “plan agresivo” de promoción de nuevas áreas.

El titular de la nación andino-amazónica se refirió a las perspectivas del Gobierno en torno al futuro de ese sector, el proceso de reestructuración y el desarrollo del gas natural.

Como resultado de la Ley de Incentivos de hidrocarburos, la estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos aprobó un plan este año de 11 estudios de exploración en áreas que poseen un potencial de cerca de 10 trillones de pies cúbicos (TCF, por sus siglas en inglés).

Los proyectos serán ejecutados de 2018 a 2019 en los departamentos de Tarija, Chuquisaca y Santa Cruz a fin de incrementar las reservas de ese hidrocarburo con el trabajo de empresas petroleras como la angloholandesa Shell, la española Repsol, la rusa Gazprom, YPFB Andina, YPFB Chaco, Petrobras de Brasil y Pluspetrol de Argentina.

Dichas compañías realizarán las búsquedas en las áreas Jaguar, Ñancahuazú, Boyuy, Río Grande, La Peña, Iñiguazú, Sararenda, Itacaray, Los Monos, Caranda Profundo, Sipotindi y Tacobo, las cuales poseen un potencial de cerca de 10 trillones de pies cúbicos (TCF), apuntó.

Cronenbold también se refirió a la necesidad de mantener la competitividad del gas natural boliviano en la región, así como sostener el protagonismo vigoroso del sector energético en la economía nacional.

Señaló, además, la relevancia del evento de Energía como espacio para encontrar las formas adecuadas de ‘energizar el futuro’ y las tendencias de la industria útiles para viabilizar los proyectos energéticos en el mundo.

Expo Bolivia Gas & Energía 2017 es un lugar en la cual nuestras empresas muestran sus productos y servicios. También da la oportunidad de presentarse a nuevos actores con la idea de innovación permanente e interacción comercial, apuntó Cronenbold.

Para eso estamos acá, para ser proactivos con la historia y con el futuro en un mundo en el que la tecnología es cada vez más protagonista de los grandes cambios, por lo tanto, energicemos el futuro desde Bolivia, remarcó la presidenta de la CBHE.